Inicio / Nosotros/ Vidéos / Galería / Al encuentro de / En breve / contacto / Tienda Biogota
Remplazar
el aceite de palma ?

Confrontar el problema del aceite de palma es confrontar a la industria y a sus preguntas simplistas : como cambiar todo sin cambiar nada? y sobre todo, como ganar mas? Hablando en serio, si digo “preguntas simplistas” es porque buscamos remplazar el aceite de palma. Pero por qué y para qué?

Remplazar este aceite por aceite “certificado” da igual. Remplazar este aceite por aceite “bio” no sirve.
De hecho en el 2007 la marca de cosméticos “naturales” The Body Shop estableció un contrato con el monopolio comercial de aceite de palma (“durable y bio”) colombiano : Grupo Daabon de Colombia. Pero tiempo después, la submarca de l'Oreal, dio fin a su contrato con el proveedor porque este ultimo estaba relacionado con el desplazamiento forzado de varias familias campesinas. Y este aceite fue remplazado por? La respuesta es un misterio. El sitio de internet Avenue Colombie (en francés) hace un inventario de otros tantos problemas relacionados a estos cultivos de palma “bio” que crecen en Colombia.
Remplazar el aceite de palma por aceite de soya da igual. E incluso puede ser peor : la soya es producida seguramente a expensas de la deforestación suramericana, con el agravante de ser un OGM (Organismo genéticamente modificado). Las soluciones empleadas, la mayoría de las veces, por los grandes industriales, es una cura que resulta mas grave que la enfermedad.


Remplazar el aceite de palma por aceite de coco es aun peor para la salud, pues tiene una mayor concentración de ácidos grasos saturados. Remplazar el aceite de palma por grasas hidrogenadas, también resulta malo para la salud. Y uno se pregunta : De donde provienen estas grasas hidrogenadas? OMG? Cultivos de palma?Dirán ustedes, otro ecólogo que jode para no decir nada, de todas maneras no hay nada que hacer! Remplazar termina siendo peor, lo mejor será que no mire las etiquetas y no me enrede con eso. NO no no!

Remplazar el aceite de palma por productos baratos como los que vengo de enumerar es la solución de los industriales. Se puede remplazar por aceite de colza, de oliva o de girasol. Y en las pastelerías podemos hacer como la abuelita y usar mantequilla. Desde el punto de vista ecológico estaremos bien si los productos que consumimos son locales y mas aun, si la producción de los mismos respeta el medio ambiente. Desde el punto de vista de la salud estaremos bien si no fritamos el aceite de colza o el de oliva. Podemos hacer miles de cosas con el aceite de nuez, de lino, de sésamo. Sin abusar de ninguno.

Las corporaciones nos anuncian con bombos y platillos que llegaran a la trazabilidad total a partir del 2012. De hecho hay gente ingenua que dice “ellos saben lo que hacen”, “ ah si, “x” es una buena marca, si, la calidad cuesta”. Desafortunadamente el aceite de palma es un ejemplo que señala, una vez mas, la despersonalización de nuestra sociedad de consumo. Aquellos que nos venden los productos no saben lo que venden! O mejor dicho, no quieren saberlo y nos dicen con orgullo que un día lo sabrán (ah la trazabilidad!!). Y cuando saben que venden productos altamente nocivos (por ejemplo Monsanto y su hormona de crecimiento bovino RBGH), no dicen nada.

De todas maneras, la no utilización de aceite de palma tampoco es una garantía de calidad. Un producto sin conservantes, sin colorantes y sin aceite de palma, puede contener carne industrial (de ganado que crece en malas condiciones y que es tratado con antibióticos innecesarios para asegurar la producción a cualquier precio). Por otro lado, la política de la empresa productora puede ser catastrófica a nivel ecológico o social. Ciertos productos de una marca pueden no contener aceite de palma, pero otros cuantos si. Es por esto que no promuevo ninguna empresa o marca en particular, pues la cuestión ecológica tiene múltiples factores.

En un articulo de l'Express titulado“Hay que boicotear el aceite de palma?” publicado el 22 de mayo del 2010, Eric Lecluyse ennumera diferentes respuestas industriales. Los industriales hablan de dificultades tecnológicas al punto de negar sus acciones. Y saben lavarse las manos: “el consumo de galletas de cereal (que contienen aceite de palma) hace parte de un régimen equilibrado y variado, preocupado por la ecología y el desarrollo durable.” E incluso dan lecciones: “Nosotros debemos señalar que el aceite de palma es relativamente equilibrado en ácidos grasos saturadas... las enfermedades cardiovasculares están esencialmente ligadas a la presencia, en las materias grasas, de ácidos grasos saturados de corta cadena, el aceite de palma es rico en acido palmitico, acido graso saturado de cadena larga”... En fin, y eso que no hablo de otras empresas que me devuelven mis mails sin ninguna respuesta. Al parecer el ciudadano base no merece el mismo trato que un periodista.

Sin embargo las excepciones confirman la regla : “la plantación bio de Aracataca Magdalena en Colombia, comenzó a cultivar la palma durante los años setentas en tierras que eran exclusivas para la ganadería intensiva” . Tratandose de agricultura biológica, de comercio justo y de utilizar estos suelos, protegiéndolos de la erosión producida por deforestación... este caso particular casi toca el nivel de santidad. Desafortunadamente es una excepción y pocos industriales se pueden jactar este esquema ideal, que se aprovecho de un problema existente : como ya el suelo estaba deforestado pues aprovechemos! (ironía)

Es por todo esto que vivir sin aceite de palma puede convertirse en un freno al crecimiento económico. Al no consumir un producto por la razón que sea, uno se da cuenta que el sistema económico esta completamente implicado. El problema del aceite de palma esta directamente ligado a la relación entre nosotros, los productos que consumimos y su imagen : los slogans prometedores y las justificaciones enredadas de los industriales. Yo comienzo a cansarme. No quiero promover una marca simplemente porque elimina un problema para no perder su mercado. En un mundo ideal, las marcas buscarían soluciones porque saben que eso es lo correcto. Pero en nuestro mundo, eso no pasa. Entonces la solución es simple : comprar local, conocer lo que se compra. Conocer al productor. Ir a la búsqueda de las cosas sencillas.

Articulo original escrito por Adrien Gontier
traducido al espanol por el GruPo ColomBio
      Artículo relacionado




HTML Comment Box is loading comments...